Noticias Mayo 2018

EL TRIBUNAL GENERAL DE LA UE CONFIRMA LA VALIDEZ DE LAS RESTRICCIONES A LOS NEONICOTINOIDES RECURRIDAS POR LAS EMPRESAS FABRICANTES

Cuando la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió su primer informe en 2013 sobre los problemas de los neonicotinoides para las abejas y como consecuencia la Comisión decretó restricciones en el uso de tres neonicotinoides: clotianidina, tiametoxam e imidacloprid (ahora definitivamente prohibidos desde hace unas semanas en cultivos al aire libre) y el fipronil, Bayer (imidacloprid y la clotianidina), Syngenta (tiametoxam) y Basf (fipronil) interpusieron un recurso ante el Tribunal General de la Unión Europea mediante el que solicitaban la anulación de estas prohibiciones y restricciones. Syngenta solicitó además que se le abonara una indemnización por un importe no inferior a 367,9 millones de euros.

Ahora el TG de la Unión Europea, en una sentencia dictada ayer jueves 17 de mayo, desestima íntegramente los recursos de Bayer y de Syngenta relativos a los neonicotinoides clotianidina, tiametoxam e imidacloprid. Sin embargo, estima gran parte del recurso de BASF y anula las medidas que limitan el uso del plaguicida fipronil, “puesto que se impusieron sin que mediara una evaluación previa de su impacto”, señala el comunicado de prensa del TG.

En lo que respecta a los usos restringidos o prohibidos en 2013, el Tribunal General declara que la Comisión ha conseguido demostrar que, habida cuenta del sustancial endurecimiento de las exigencias relativas a la ausencia de efectos inaceptables de las sustancias activas sobre las abejas, los riesgos señalados por la EFSA justificaban la conclusión de que las tres sustancias en cuestión habían dejado de cumplir los criterios de aprobación.

El examen de las alegaciones formuladas por Bayer y Syngenta a este respecto no revela que se hubiesen cometido errores (tales como errores manifiestos de apreciación) ni que se hubiese realizado una incorrecta aplicación del principio de cautela o del principio de proporcionalidad.

En cuanto al principio de cautela, el Tribunal General recuerda que este principio permite que, mientras no se despeje la incertidumbre científica sobre la existencia o el alcance de ciertos riesgos para la salud humana o el medio ambiente, las instituciones adopten medidas de protección sin necesidad de esperar a que la realidad y la gravedad de esos riesgos queden plenamente demostradas o a que se materialicen efectos perjudiciales para la salud. Además, el principio de cautela otorga a las exigencias ligadas a la protección de la salud pública, de la seguridad y del medio ambiente primacía sobre los intereses económicos.

En lo que respecta a la prohibición de usar y de comercializar semillas tratadas, el Tribunal General hace constar que esta prohibición era la única forma de garantizar el efecto útil de la restricción aplicada a la aprobación de las sustancias en cuestión. En efecto, si no se hubiera incluido dicha restricción, las existencias de semillas legalmente tratadas antes de la retirada o la modificación efectiva de las autorizaciones vigentes a escala nacional podrían haber circulado en los Estados miembros y haber sido utilizadas en aquellos que no han adoptado medidas nacionales.

En lo que se refiere al fipronil, el Tribunal General anula el Reglamento de Ejecución 781/2013 en la medida en que éste limita, desde el 16 de agosto de 2013, el uso de productos fitosanitarios que contengan esta sustancia activa a los cultivos en invernadero y a las semillas de puerros, de cebollas, de chalotes y del grupo de hortalizas del género Brassica para siembra en el campo que se recolectan antes de la floración y obliga a los Estados miembros a modificar o retirar las autorizaciones vigentes de productos fitosanitarios que contengan fipronil.

En efecto, dice la nota, “la Comisión adoptó estas limitaciones sin haber medido antes las consecuencias de su acción para los distintos intereses en juego, comparadas con las posibles consecuencias de su inacción. Al no haber hecho esa evaluación de impacto, la Comisión violó el principio de cautela”.

En cambio, el Tribunal General desestima el recurso de BASF en lo que atañe a la prohibición de usar y de comercializar, desde el 1 de marzo de 2014, semillas tratadas con productos fitosanitarios que contengan fipronil. En efecto, como este grupo no comercializa él mismo semillas tratadas con dichos productos, la citada prohibición no lo afecta directamente, por lo que no está legitimado para solicitar su anulación.

 

NUEVE COSAS QUE QUIZÁ NO SABÍAS DE LAS ABEJAS... Y CINCO QUE PUEDES HACER PARA PROTEGERLAS.. EL PAÍS. 20-5-18

Las poblaciones de estos polinizadores, claves para la agricultura, están en declive en lugares como la UE.

Para cultivar muchas de las frutas que comemos hace falta suelo y agua, y nutrientes... Pero, además, es necesaria la acción de los polinizadores. Tres de cada cuatro especies de las que usamos para alimentarnos dependen, al menos en parte, de que insectos o animales trasladen el polen para la fertilización. Y las abejas son las reinas.

En las últimas décadas, sin embargo, hemos cambiado nuestra forma de cultivar la tierra y producir alimentos. Desde mediados del siglo pasado utilizamos muchos más pesticidas (y fertilizantes) químicos, las explotaciones son más grandes y nos centramos en un número más pequeño de especies, afectando así a la biodiversidad. Todos estos cambios, junto a la aparición de parásitos o avispas invasoras, están perjudicando a las abejas, que son un elemento esencial de nuestros ecosistemas.

El 20 de mayo ha sido designado por Naciones Unidas como Día Mundial de las Abejas. En esta jornada, que celebra y recuerda su importancia y que ha sido impulsada por el Gobierno de Eslovenia, aquí van nueve datos sobre estos insectos y su labor polinizadora:

  1. Las abejas polinizan 170.000 especies diferentes de plantas.

  2. Al menos un tercio de cada cucharada que te llevas a la boca depende de la polinización.

  3. Una abeja melífera produce una doceava parte de cucharada de miel en toda su vida.

  4. Para producir un kilo de miel, una abeja debería visitar cuatro millones de flores y recorrer una distancia equivalente a dar la vuelta al mundo cuatro veces.

  5. Una colonia de abejas es comparable con una ciudad pequeña en cuanto al número de individuos. Aloja entre 30.000 y 60.000 obreras, de 300 a 1.000 zánganos y una reina.

  6. No hibernan, sino que siguen activas durante todo el invierno. Sin embargo, en esta época se juntan para calentarse unas a otras.

  7. Las melíferas son la única especie de abeja que muere tras lanzar una picadura.

  8. Las abejas son constructoras con un gran sentido de lo económico y lo racional. Los panales están entre las estructuras mejor diseñadas y organizadas de la naturaleza: sus paredes se juntan en ángulos de 120º, formando hexágonos completos.

  9. Salen de la colmena en cuanto la temperatura exterior supera los 10ºC.

Y otras cinco medidas que los ciudadanos de a pie pueden tomar para ayudar a protegerlas:

  1. Cultivar plantas con fines decorativos en terrazas, balcones y jardines.

  2. Colocar cajas (fabricadas por uno mismo o compradas) para que las abejas se puedan instalar en terrazas o jardines.

  3. Utilizar pesticidas que sean inofensivos para las abejas y al pulverizarlos sobre las plantas, hacerlo en días sin viento, temprano por la mañana o al final del día, cuando las abejas están en sus colmenas.

  4. Concienciar a niños y jóvenes sobre la importancia de estos insectos.

  5. Evitar cortar el césped o segar cuando las plantas están floreciendo, y hacerlo siempre a últimas horas de la tarde

UN NUEVO ESTUDIO CONCLUYE QUE DOS DE LOS PESTICIDAS RESTRINGIDOS POR LA UE NO AFECTAN A LAS ABEJAS. 15/5/18. Agroinformación.com

Un estudio liderado por la Universidad de Córdoba (UCO) no ha encontrado que el uso de dos pesticidas, clotianidina y tiametoxam, (cuya restricción de utilización ha incrementado la Unión Europea recientemente) afecte a las abejas melíferas expuestas a ellos a través de los girasoles.

El profesor del Departamento de Zoología de la UCO, José María Flores, ha presentado los resultados de esta investigación en la que también han participado el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y la empresa Bayer, entre otros colaboradores.

Precisamente, Flores ha expuesto las principales conclusiones durante una visita al Centro de Cuidado y Salud de las Abejas de Bayer, ubicado cerca de Düsseldorf (Alemania), y allí ha informado de que se ha trabajado con colonias de abejas melíferas distribuidas en tres grupos (uno control sin exposición a pesticidas; otro, expuesto a clotianidina y el tercero, a tiametoxam).

El objetivo fue testar cómo podía estar afectando a las abejas expuestas a esos dos neonicotinoides a través de las flores de girasol.

En el proyecto, se han creado las condiciones para que las abejas acudan únicamente en busca de néctar a los girasoles y, además, a los girasoles asignados a cada grupo, atendiendo así a las normas “estrictas” que pide la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) para validar estudios.

Según Flores, se ha investigado minuciosamente la evolución de la población de las abejas adultas, la de las crías, las reservas de polen, de miel o el número de colonias muertas durante los ensayos y en ninguno de esos parámetros se apreciaron diferencias significativas entre los tres grupos.

A juicio del profesor de la UCO, el trabajo realizado ha sido “muy serio” y sin precedentes ya que la mayoría de los desarrollados hasta la fecha o se llevaron a cabo en condiciones de laboratorio -no en campo como éste- o en campo, pero sin atender con rigurosidad a las exigencias de la EFSA.

Por otro lado, la investigadora del INIA, Dolores Hernando, ha presentado una evaluación de los factores de riesgo en España para las abejas melíferas y los polinizadores silvestres, en los que se incluyen los resultados del anterior estudio.

Se han hecho muestreos de colmenas para ver la incidencia de patologías como la nosemosis, el virus de las Alas Deformes, la varroa, los efectos de los tratamientos veterinarios en estos animales o los contaminantes ambientales.

En líneas generales, los resultados obtenidos señalan el predominio de la nosemosis y la varroa como las afecciones más frecuentes en las colmenas, según esta experta.

Asimismo, se ha detectado el uso de algunos productos veterinarios no autorizados para apicultura o que los ahumadores que utilizan los apicultores liberan Hidrocarburos Ahumados Policlínicos (PAH) que también son tóxicos.

Por su parte, uno de los gerentes e investigadores del Centro de Cuidado y Salud de las Abejas, Christian Maus, ha recordado que mantienen una treintena de programas activos en todo el mundo relacionados con la alimentación de las abejas, la agricultura sostenible y la salud de las colmenas.

Algunos de ellos se centran en estudiar la biodiversidad de los polinizadores en los paisajes agrícolas; indagar en polinizadores alternativos para cultivos agrícolas o el uso seguro de productos para la protección de cultivos.

Dentro del aspecto sanitario apícola, este centro de Bayer está desarrollando proyectos en todo el mundo sobre abejas resistentes a la varroa, métodos alternativos para el control de dicha enfermedad o estudios de optimización de prácticas de la apicultura.

 

LA AEA CONSIDERA LA PROHIBICIÓN DE LOS NEONICOTINOIDES UN GRAN PASO PERO INSUFICIENTE.

La Asociación Española de Apicultores considera la prohibición del uso de tres insecticidas neonicotinoides al aire libre en la Unión Europea votada por la Comisión Europeael pasado abril “un gran paso” pero no suficiente, y ha señalado, en un comunicado de prensa, que desde la Asociación “se seguirá insistiendo en la prohibición de todos los plaguicidas tóxicos para las abejas y que no se repitan las fumigaciones aéreas o las fumigaciones en cunetas de carreteras, ya que se tiene constancia de este tipo de fumigaciones en algunas regiones de España, son muy dañinas y no solo para las abejas”.

En el comunicado recuerda que el martes 15 de mayo, se reúne la Comisión Especial sobre el Procedimiento de Autorización de la Unión para los Plaguicidas, de reciente creación, y “es necesario que prevalezca el principio de precaución, ya que son muchos los plaguicidas que siguen provocando mortandades de abejas”.

Señalan que el producto utilizado en muchos casos en las cunetas de las carreteras es el glifosato, además del uso de otros herbicidas “con consecuencias directas en el ecosistema, ya que pueden terminar en los cauces de agua” o “para la salud de las personas, en el glifosato”.

En el caso de las fumigaciones aéreas, piden que no haya autorizaciones excepcionales a la prohibición europea, “debido a que los daños son incalculables al eliminar a toda la población de polinizadores y a la fauna beneficiosa para los cultivo”. Señalan en este caso en el texto el uso del deltametrin o el dimetoato para la mosca del olivo (Bractocera oleae) que se aplican, dice en fumigaciones aéreas, y que acaban con toda la fauna auxiliar beneficiosa.

 

UNA SENTENCIA RECONOCE DAÑOS Y PERJUICIOS OCASIONADOS POR EL ABEJARUCO A LOS APICULTORES

Una sentencia del juzgado contencioso-administrativo de Lleida reconoce daños y perjuicios causados por el abejaruco y obliga al gobierno de la Generalitat a indemnizar a los apicultores demandantes con 56.000 euros, la totalidad reclamada por los apicultores.

Estas reclamaciones por los daños del abejaruco fueron presentadas el 2014, en referencia al ejercicio del 2013, ante el Departament de Territori i Sostenibilitat, y fueron desestimadas, motivo por el cual los apicultores las impugnaron ante los tribunales del Contencioso-administrativo.

Unió de Pagesos, ha celebrado el fallo y, junto con las cinco asociaciones de apicultores catalanas, consideran positivo el reconocimiento que hace esta sentencia, que es firme, de los importantes daños que provoca el abejaruco al sector de la apicultura, a la vez que consideran que hay que trabajar para conseguir una solución consensuada con la Administración para la coexistencia de las dos especies. En este sentido, las entidades piden en el Gobierno que vuelva a publicar la ayuda para hacerlas compatibles, que se otorgó entre el 2005 y el 2012 pero después se eliminó por falta de presupuesto.

 

RESOLUCIÓN EN DEFENSA DEL SECTOR APÍCOLA DE LA UNIÓN EUROPEA

El 1 de marzo el Parlamento Europeo aprobó la resolución en favor del sector apícola con 560 votos a favor, 27 en contra y 28 abstenciones.

El Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre las perspectivas y desafíos para el sector apícola de la Unión Europea. La propuesta considera la importancia del sector apícola en la Unión, que representa a más de 620 000 apicultores y una contribución de manera significativa a la sociedad, tanto desde el punto de vista económico (supone aproximadamente 14 200 millones de euros al año) como desde el punto de vista ambiental, manteniendo el equilibrio ecológico y la diversidad biológica, habida cuenta de que un 84 % de las especies vegetales y un 76 % de la producción de alimentos dependen de la polinización efectuada por las abejas domésticas y salvajes y la preocupación por el aumento de la mortalidad de las abejas y los polinizadores silvestres.

A este respecto, la resolución considera que entre los factores que están contribuyendo a los problemas de las abejas figuran el grave impacto de las especies exóticas invasoras, como el ácaro Varroa destructor, el pequeño escarabajo de la colmena (Aethina tumida), la avispa asiática (Vespa velutina) y la loque americana, así como patógenos animales como la nosemosis, los efectos de ciertas sustancias activas presentes en los productos fitosanitarios y otros biocidas, el cambio climático, la degradación ambiental, la degeneración de los hábitats y la desaparición progresiva de las angiospermas.

En el documento se considera también el aumento de los costes de producción de los apicultores como consecuencia de la necesidad de reponer las bajas de las colonias, la grave desventaja competitiva para los apicultores europeos respecto a los productores de terceros países (recuerda el informe que la UE importa el 40% de la miel que utiliza al año, de las que la mitad, unas 100.000 toneladas en 2015 provenían de China), la necesidad de control de las mieles importadas (el texto señala que “el Centro Común de Investigación analizó muestras de miel de los Estados miembros y concluyó, entre otras cosas, que un 20 % las muestras de miel tomadas en las fronteras exteriores de la Unión y en las instalaciones de los importadores no cumplían los criterios de composición o los procedimientos de producción de la miel establecidos en la Directiva relativa a la miel (2001/110/CE) y que un 14 % de las muestras contenían azúcar añadido; considerando que, pese a ello, sigue llegando a Europa miel falsa y adulterada”), la necesidad de promover el consumo de miel y de los restantes productos apícolas, o de profundizar en la investigación apícola.

De ellos se derivan las principales peticiones a la Comisión para el futuro del sector apícola europeo. Entre las muchas propuestas del documento destacan:

el aumento del presupuesto de la Unión asignada a los programas apícolas nacionales en un 50 % a fin de reflejar la población actual de abejas melíferas en la Unión;
– la posibilidad de introducir un nuevo régimen de ayudas para los apicultores en la PAC posterior a 2020, a fin de reflejar adecuadamente la función ecológica que desempeñan las abejas como polinizadores;

la petición a los Estados miembros que se planteen la posibilidad de introducir en sus programas apícolas nacionales un régimen de compensación para casos en que la mortalidad en las colonias de abejas haya sido causada por catástrofes naturales, enfermedades o depredadores;

el apoyo a la investigación aplicada sobre todo en el campo sanitario y la puesta en común de la investigación apícola y los resultados obtenidos en los distintos Estados Miembros;
– que se elabore un inventario de evaluación de los riesgos sanitarios existentes y emergentes a escala europea e internacional, con objeto de definir un plan de acción para luchar contra la mortalidad de las abejas;

que se prohíban las sustancias activas presentes en los plaguicidas que pongan en peligro la salud de las abejas hasta que se publique la evaluación de impacto detallada definitiva de la EFSA, incluidos los neonicotinoides y los insecticidas sistémicos cuyos efectos nocivos para la salud de las abejas están demostrados científicamente (sobre la base de los resultados de análisis de laboratorio y, en particular, de ensayos de campo);
– nuevas medidas para combatir el fraude en el sector de los productos apícolas y hacer frente a la competencia desleal representada por el caso de la «miel» adulterada;
– que garantice el etiquetado preciso y obligatorio de la miel y los productos apícolas, que se sustituya la mención «mezcla de mieles procedentes de la UE y no procedentes de la UE» por una indicación precisa del país o países de origen de las mieles empleadas en el producto final, y que estos se enumeren en el orden del porcentaje correspondiente a cada uno de ellos (y que se especifique, además, el porcentaje correspondiente a cada país en el producto en cuestión);

que elabore un informe sobre las cantidades de miel consumidas y los patrones de consumo en todos los Estados miembros, así como otro informe sobre las distintas prácticas terapéuticas que utilizan la miel, el polen, la jalea real y el veneno de abeja en la Unión; así como dedicar un presupuesto a la promoción y publicidad de los productos apícolas;
– programas adecuados de formación básica y profesional de apicultores.


EL 20% DE MIEL IMPORTADA EN LA UNIÓN EUROPEA ES FALSA. La Razón. 05/03/2018

La Unión Europea (UE) importa unas 200.000 toneladas de miel al año, lo que supone el 40% de su consumo. Pues bien, el 20% de las muestras de mieles importadas no respetan la reglamentación comunitaria, según un informe realizado por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. Con el fin de luchar contra esa entrada de «mieles falsas», el Parlamento Europeo ha pedido que se armonicen los controles en las fronteras y en el mercado interior, que se analice toda la miel que se importe y que se refuercen las exigencias en materia de trazabilidad. Los eurodiputados reclaman a la Comisión Europea que desarrolle procedimientos de análisis en laboratorios eficaces y solicitan a los estados miembros que apliquen sanciones más severas a los infractores. Además, consideran que la miel y los productos apícolas deberían considerarse como «sensibles» en las negociaciones comerciales con países terceros o incluso que deberían quedar fuera de ellas.

LA ABEJA MAYA SE SUMA A LA CAMPAÑA SOS ABEJAS

Fruto de la colaboración entre Greenpeace y Planeta Junior una nueva voz se suma a la campaña #SOSabejas. Y no es una voz cualquiera, es la voz de la famosa Abeja Maya que lleva alegrando y educando en los valores del respeto por la naturaleza varias generaciones.

El objetivo de esta alianza es que la campaña llegue a más personas y en particular que los niños y niñas entiendan la importancia de las abejas y otros polinizadores, y también las amenazas a las que se enfrentan estos pequeños insectos, en su mayoría originadas por la actividad humana. Además, queremos duplicar el número de personas que actualmente apoyan la campaña. ¡Sí!, queremos conseguir un millón de firmas.

El proyecto se inicia con el lanzamiento de un vídeo donde niños y niñas observan a través de la realidad virtual como es un mundo con abejas y cómo sería sin ellas. ¡No te pierdas sus reacciones y comentarios! Por otro lado, se lanza también un mini site con una llamada muy especial: ¡Ayuda a Maya a salvar todas las abejas del mundo mundial! Lo has leído bien, todas las abejas, porque Maya no está preocupada solo por las de su especie sino por las más de 20.000 especies de abejas silvestres que existen en el planeta y resto de polinizadores y, porque no, resto de especies.

El lanzamiento del proyecto se hace justo en las vísperas de las tan esperadas conclusiones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) sobre tres insecticidas neonicotinoides. La evidencia científica independiente es clara y ha demostrado, a lo largo de los último años, de una forma abrumadora que estos insecticidas son un peligro para las abejas y otras muchas especies. Las conclusiones deberían ir en la misma línea y después prohibir, de una vez por todas, el uso de estas sustancias. El año pasado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker dijo “Soy el mejor amigo de las abejas en Luxemburgo” sujetando precisamente un libro de la abeja Maya. Ojalá sea verdad, porque las abejas no pueden seguir esperando. ¡Es el momento de actuar!

LA AUTORIDAD EUROPEA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA CONFIRMA QUE LOS NEONICOTINOIDES SON PELIGROSOS PARA LAS ABEJAS. 28-02-2018

Greenpeace pide al Gobierno español que respalde la propuesta de prohibición de los tres insecticidas neonicotinoides que se votará en Bruselas el próximo 22 de marzo.

Tres insecticidas neonicotinoides ampliamente utilizados constituyen un peligro para las abejas, según un informe publicado hoy por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés). Tras revisar más de 700 estudios sobre el imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam, la EFSA confirma que estas sustancias químicas representan un alto riesgo para las abejas y que las restricciones de la Unión Europea impuestas en 2013 son insuficientes para controlar estos riesgos.

Franziska Achterberg, directora de Política Alimentaria de la UE de Greenpeace, ha señalado que “las evidencias son abrumadoras: las abejas -y, por tanto, los cultivos y plantas que polinizan- están en grave riesgo debido al uso de neonicotinoides. Los gobiernos nacionales deben respaldar la propuesta de la UE para prohibir los neonicotinoides como primer paso para prevenir el declive catastrófico de las poblaciones de abejas“.

En marzo de 2017, la Comisión Europea propuso la ampliación de la prohibición de los tres neonicotinoides, excepto cuando se usan en invernaderos. Los gobiernos nacionales votarán esta propuesta el próximo 22 de marzo, tras el aplazamiento de una votación en diciembre de 2017.

La revisión de hoy es el resultado de las restricciones parciales de la UE, introducidas en 2013, sobre el uso de los tres insecticidas neonicotinoides en agricultura. Este documento llega tras cinco informes anteriores de la EFSA entre 2015 y 2016, que resaltan consistentemente los peligros que estos pesticidas representan para las abejas melíferas y las silvestres.

Cada minuto que esperamos las abejas se están muriendo. La Comisión Europea debe actuar de forma inmediata y España respaldar su propuesta de prohibición de los neonicotinoides. La evidencia científica es contundente y no hay excusas para no apoyar esta propuesta”, ha concluido Luís Ferreirim, responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace España. 

BEEHAVE EN LA JOAN MIRÓ DE BARCELONA, UNA VISIÓN DE MÁS DE VEINTE ARTISTAS SOBRE LAS ABEJAS

Beehave, un proyecto que se hace eco del interés de los artistas contemporáneos por las abejas de la miel y su papel fundamental en el equilibrio del medio ambiente, fue inaugurado ayer en la Fundació Joan Miró.

La exposición se podrá contemplar en las instalaciones de esta Fundación en Barcelona del 16 de febrero al 20 de mayo de 2018.

La iconografía de las abejas es una temática artística de larga tradición histórica y los artistas contemporáneos no han permanecido ajenos al estudio de la importancia y el simbolismo de estos insectos. Beehave se hace eco de este interés y lo pone al día, mostrando una selección de obras e instalaciones de artistas de contextos distintos que han abordado el tema de las abejas en toda su amplitud y complejidad actuales.

Más de veinte artistas de hasta diez nacionalidades distintas presentan, en las salas de la Fundació y en quince localizaciones de la ciudad, cerca de sesenta obras, la mayor parte de ellas de nueva producción, entre pinturas, esculturas, fotografía, vídeo, intervenciones, instalaciones multimedia y performances.

A partir del 15 de marzo, el proyecto traspasa los muros del museo con diez intervenciones artísticas en diferentes puntos de la ciudad con el objetivo de activar un debate a pie de calle sobre la convivencia entre humanos y abejas en el entorno urbano.

El proyecto, que ha contado con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell y el apoyo de Torrons i Mel Alemany, el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) y Kunsthaus Baselland, viajará a este centro suizo a partir de septiembre.

Con el proyecto Beehave, la Fundació Joan Miró aborda la actual crisis de supervivencia de las abejas de la miel y otros insectos polinizadores, a la vez que examina el estado de la apicultura urbana en Barcelona empleando el lenguaje abierto y visionario de los artistas.

En palabras de Martina Millà, comisaria de la exposición: “Hemos querido profundizar en el pasado de la apicultura urbana en Barcelona y estudiar el presente con el deseo de activar un debate ciudadano que tenga incidencia en el futuro de esta práctica y abra una nueva etapa en la historia de la convivencia entre humanos y abejas en nuestra ciudad”.

Más información en la página web de la Fundació Joan Miró.