APICULTURA: CÓMO PROTEGER A LAS ABEJAS Y EL MERCADO DE LA MIEL EN EUROPA 24/1/18.


 Los eurodiputados presentaron el pasado 23 de enero propuestas para mejorar la salud de estos insectos, cuyas colonias están disminuyendo, y evitar la falsificación del edulcorante natural.

España es el principal productor de miel en la Unión Europea. Su producción, sin embargo, no es suficiente, y la UE tiene que recurrir para su consumo a la importación del edulcorante, sobretodo de China, lo que conlleva su falsificación y la reducción de su calidad.

Para atajar este problema, el Parlamento Europeo presentó el 23 de enero un informe en el que pide reforzar el apoyo al sector de la apicultura europea. El documento realizado por el eurodiputado húngaro Norbert Erdős reclama incrementar la financiación de los programas nacionales apícolas y medidas para proteger las razas de abejas locales y regionales. Además, afirma que es necesario prohibir los pesticidas dañinos, aumentar la investigación y fomentar los programas de reproducción para mejorar la salud de estos insectos.

 

El mercado europeo de la miel

En la Unión Europea hay alrededor de 600.000 apicultores y 17 millones de colmenas. Éstos generan 250.000 toneladas de miel cada año, lo que sitúa a la Unión como el segundo productor mundial de este edulcorante después de China. España, Rumanía y Hungría, según un estudio de la Comisión Europea, fueron los países de la UE que más miel produjeron en 2015.

Sin embargo, la UE no produce suficiente miel para cubrir su propio consumo y recurre sobre todo al país asiático para importarla.

 

Importación de miel adulterada

La Unión Europea define la miel como "una sustancia natural dulce" y establece su composición de acuerdo a unos criterios específicos de calidad recogidos en una directiva. Sin embargo, se trata del tercer producto más adulterado del mundo: en ocasiones se mezcla con otros siropes con azúcar o se cosecha demasiado temprano, o se venden mezclas de miel falsificada con miel europea de alta calidad. De acuerdo a una investigación de la UE, el 20% de las importaciones de miel no respeta los estándares de calidad europeos.

Los eurodiputados recalcan la necesidad de atajar este problema, que presiona a los apicultores europeos, lleva a la caída de los precios y plantea dudas sobre la protección del consumidor. Además, urgen medidas para mejorar los análisis de la calidad de la miel e intensificar las inspecciones de importación para detectar adulteración del producto e incrementar las sanciones los estafadores. También exigen que se garantice el etiquetado de los productos para que los consumidores sepan de dónde vienen.

El informe destaca que se fomente los beneficios del consumo de este edulcorante natural.

 

La importancia de las abejas

El 84% de las especies vegetales y el 75% de la producción de alimentos en Europa dependen de la polinización de las abejas. El informe adoptado por la comisión de Agricultura estima que producen un valor económico de 14.200 millones de euros anuales.

Sin embargo, en los últimos años los apicultores han alertado de la disminución del número de colonias de abejas debido a diversos problemas causados por la agricultura intensiva, el uso de pesticidas, la mala nutrición y los virus o los cambios climáticos. Además, las abejas también se enfrentan a enfermedades causadas por especies invasoras, como el ácaro varroa, la avispa asiática o el pequeño escarabajo de colmena.

LOS EURODIPUTADOS PIDEN AUMENTAR EL PRESUPUESTO PARA LA APICULTURA. Revista Apicultura Ibérica

 Más apoyo a los apicultores, aumentar las inversiones en medicamentos seguros para las abejas, prohibir los pesticidas perjudiciales para las abejas y frenar las importaciones de miel fraudulenta, son las principales medidas aprobadas por la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo este martes.

Un proyecto de resolución que ahora tendrá que ser sometido a votación en el pleno del Parlamento Europeo, probablemente a final de febrero o primeros de marzo.

En la resolución se propone incrementar un 50% el presupuesto de la UE para apoyar los programas nacionales de apicultura, con el fin de ayudar a contrarrestar las crecientes amenazas a la polinización por las abejas, fundamental para la alimentación y el equilibrio ecológico. También propone introducir un nuevo esquema de ayuda a los apicultores de la UE en la política agraria comunitaria a partir de 2020.

La Comisión de Agricultura considera también que, dado que el número de colonias de abejas ha descendido un 50% en los últimos años, se debe crear una estrategia comunitaria efectiva, a gran escala y a largo plazo para mejorar su salud y garantizar la repoblación.

Para ello, proponen, entre otras medidas: un plan de acción para combatir la mortalidad de las abejas; impulsar la investigación en medicamentos para abejas innovadores; programas de cría para conseguir abejas resistentes a varroa, avispa asiática o loque americana; prohibir los pesticidas con efectos negativos científicamente probados sobre las abejas, incluidos los neonicotinoides, y medidas para desarrollar alternativas seguras para los agricultores.

Respecto a las importaciones de miel fraudulenta, los europarlamentarios creen que la Comisión debería armonizar las inspecciones fronterizas con controles obligatorios para mieles importadas y endurecer los requisitos de trazabilidad en la cadena alimentaria. Además consideran que se deben desarrollar procedimientos efectivos de análisis de laboratorio, como las pruebas de resonancia magnética nuclear e imponer penas más severas a los infractores.

Piden también que los Estados miembros deberían hacer más para informar al público, especialmente a los niños, de los beneficios de consumir miel y de los usos terapéuticos de los productos de las abejas, que deberían ser considerados como “sensibles” en las negociaciones comerciales con terceros países y tal vez excluidos de las negociaciones del libre comercio.

NACIONES UNIDAS DECLARA EL 20 DE MAYO “DÍA MUNDIAL DE LA ABEJA”

Apicultura Ibérica. Actualidad.

A partir de ahora, el 20 de mayo se celebrará “oficialmente” el “Día Mundial de la Abeja”, tras la declaración de las Naciones Unidas en su última asamblea general celebrada esta semana en Nueva York.

La fecha, coincide con el nacimiento de Anton Janša, quien en el siglo XVIII fue pionero en las técnicas modernas de apicultura en su país natal, Eslovenia, cuya Asociación de Apicultores impulsó la iniciativa con el apoyo del viceprimer ministro del país, Dejan Zidan, que buscó, a su vez, el apoyo de diversos estados, entre ellos España, de la Unión Europea y lo presentó en Naciones Unidas.

La resolución que declara el 20 de mayo como Día de la Abeja, ha recibido en la asamblea de la ONU el apoyo de 115 estados miembros incluidos EE.UU., Canadá, China, la Federación Rusa, India, Brasil, Argentina, Australia y todos los Estados Miembros de la Unión Europea.

El objetivo de este día es concienciar sobre la importancia de las abejas en la agricultura, la alimentación y la biodiversidad y sobre la necesidad de protegerlas.

Dejan Židan, viceprimer ministro de la República de Eslovenia ha mostrado su satisfacción por la resultado: “Después de tres años de esfuerzos tanto en términos de los procedimientos oficiales en la ONU como en relación con el proceso intensivo de informar a los países de todo el mundo, hemos tenido éxito con esta iniciativa. Las abejas y otros polinizadores finalmente tienen el lugar que merecen en vista de su importancia para el mundo y para la humanidad. La proclamación del Día Mundial de la Abeja demuestra que existe la voluntad de actuar. Estoy feliz de que la comprensión de la importancia de las abejas para el desarrollo sostenible y el futuro de la humanidad en general se haya reflejado en el apoyo consensual a la resolución “.

Carla Mucavi, Directora de la Oficina de Enlace de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Nueva York, ha comentado también que: “Las abejas desempeñan un papel crucial en el aumento de los rendimientos de los cultivos y la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición. Sin ellas, podríamos perder una variedad de alimentos como papas, pimiento, café, calabazas, zanahorias, manzanas, almendras, tomates, solo por nombrar algunos. En resumen, sin abejas, la FAO no puede lograr un mundo sin hambre. El Día Mundial de la Abeja reconoce la importancia de estos pequeños ayudantes y aumentará la conciencia de la necesidad de protegerlos “.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Apicultores de Eslovenia (promotores de la idea), Boštjan Noč, agregó: “A partir de hoy, el 20 de mayo ser una celebración mundial de las abejas y los apicultores. Creo que con la proclamación del Día Mundial de la Abeja, el mundo comenzará a pensar más ampliamente sobre las abejas, en particular en el contexto de garantizar las condiciones para su supervivencia y, por lo tanto, para la supervivencia de la raza humana”.

LAS ABEJAS, CONTRA LAS CUERDAS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO. El Mundo Digital. Patricia H. BEN. 13 dic. 2017


Las abejas son esenciales para la conservación de los ecosistemas. El número de polinizadores está disminuyendo en todo el mundo por diversas causas y el cambio climático está agravando esta situación, poniendo en riesgo todos los beneficios que aportan. Una prueba de ello es que el 70% de los cultivos agrícolas necesitan la polinización para ser efectivos, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

"España es una de las regiones del mundo más vulnerables al cambio climático tanto por su situación geográfica como por la composición de los sectores socioeconómicos, que están directamente relacionados con los impactos climáticos", ha afirmado Valvanera Ulargui, directora de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), durante la presentación de un informe sobre los impactos del cambio climático en las abejas este miércoles.

Los cultivos agrícolas generan en España 2.400 millones de euros anuales. En 2015, se produjeron 33.440 toneladas de miel y 1.800 de cera, lo que se traduce en unos 100 millones de euros. Además, según los datos recogidos recientemente en el proyecto Impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático de la apicultura mediterráneo, actualmente hay aproximadamente 2,4 millones de colmenas -situando a España como el primer país del mundo en número de colmenas- y 23.000 apicultores.

Aunque España es el país del mundo con más colmenas, el séptimo con más familias que viven de la apicultura (unas 5.000) y con 30.000 explotaciones apícolas, importa el 80% de la miel que consume de China, ha asegurado Miguel Aymerich, subdirector de Medio Natural del MAPAMA, según informa Efe. "Importamos miel de peor calidad que la que producimos, y que en su mayoría se exporta", ha agregado. Mientras más líquida sea la miel, y por tanto menos cristalizada, más cosas que no son miel (agua, compuestos azucarados) lleva, han afirmado los expertos.

Los autores de este estudio han querido analizar cómo están afectando los impactos del cambio climático a las abejas y contribuir así al proyecto LIFE-Shara del Mapama, que se desarrollará hasta 2020 con una inversión de 1,5 millones, el 57% cofinanciados por la UE. El objetivo es colaborar en la construcción de una sociedad mejor adaptada al cambio climático, cooperando con todos los actores implicados, generando conocimiento y aumentando la sensibilización social. "El conocimiento será clave para que llevar a cabo las medidas contra esos impactos e identificar las respuestas adecuadas", ha apuntado Ulargui.

De esta forma, a través de la revisión de investigaciones anteriores y entrevistas a apicultores de la zona mediterránea (principalmente de Valencia, Andalucía y Cataluña), han concluido que el aumento de las temperaturas y las escasas e irregulares precipitaciones del otoño obstaculizan la alimentación de las abejas en invierno, dificultando a su vez la polinización y la producción agrícola.

Feliu López i Gelats, investigador de la Universidad de Vic y del Centro de Investigación en Economía y Desarrollo Agroalimentario (CREDA-UPC-IRTA) y participante en el estudio, ha destacado los principales impactos recogidos en la investigación. Debido a los climas extremos, se está reduciendo la cantidad de agua disponible y está aumentando la mortalidad. También se incrementa la expansión de patologías (principalmente del ácaro varroa) y de especies enemigas (como la avispa asiática), así como la disminución de la floración y del contenido proteico del polen.

Asimismo, los expertos señalan en su estudio lastendencias no deseadasa las que están siendo expuestas las abejas. Entre ellas se encuentran la pérdida y fragmentación de hábitats, las intoxicaciones (principalmente los polémicos neonicotinoides) y el síndrome de despoblamiento de las colmenas.

GREENPEACE: NEONICOTINOIDES PELIGROSOS PARA LAS ABEJAS CUANDO SE UTILIZAN EN INVERNADEROS. Apicultura Ibérica. Noticias

La organización ecologista Greenpeace ha hecho público un estudio realizado por sus equipos técnicos que muestran, señalan, “que los neonicotinoides son peligrosos para las abejas y otras especies cuando se usan en invernaderos”

Desde Greenpeace recuerdan que hoy y mañana los representantes de los gobiernos europeos se reúnen en Bruselas para discutir y posiblemente votar las propuestas de la Comisión Europea para ampliar las restricciones de uso de tres neonicotinoides. Estas propuestas, aunque son un gran paso, permitirían el uso continuado de estos insecticidas en invernaderos.

El estudio de Greenpeace muestra que los neonicotinoides están presentes con frecuencia en los cursos de agua cercanos a los invernaderos donde se han utilizado, señalan desde la ONG. Y recuerdan en su nota de prensa que “las revisiones de investigaciones previas han demostrado que los neonicotinoides no solo matan directamente a las abejas, sino que también interfieren en su capacidad de orientación y de reproducción, lo que contribuye al declive de las poblaciones. También representan una amenaza para muchas otras especies, como los insectos acuáticos”. Greenpeace pide de nuevo, tras este estudio, una prohibición total de todos los neonicotinoides.

Los neonicotinoides contaminan el medio ambiente circundante incluso si se utilizan exclusivamente dentro de los invernaderos. Su uso puede estar confinado en principio, pero sigue representando un peligro para las abejas y otras especies silvestres. Solo una prohibición total protegería a las abejas, otros polinizadores y la vida silvestre de los neonicotinoides”, ha afirmado la Dr. Kirsten Thompson, experta de la Unidad Científica de Greenpeace en la Universidad de Exeter.

En 2013, la Comisión Europea introdujo restricciones al uso de tres neonicotinoides (el imidacloprid y la clotianidina de Bayer y el tiametoxam de Syngenta), prohibiendo algunos usos en cultivos atractivos para las abejas, como girasoles, colza, manzanas, almendras o pepinos. Sin embargo, todavía se permiten muchos otros usos de estos insecticidas, incluidos los invernaderos, la fumigación de cultivos atractivos para las abejas después de la floración o la utilización en cultivos considerados menos atractivos para las abejas, como los cereales de invierno, la remolacha azucarera.

Votación de la UE sobre nuevas restricciones

En marzo de 2017, la Comisión puso sobre la mesa una propuesta para ampliar las prohibiciones del imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam, pero sin restringir su uso en invernaderos. Esta propuesta se basa en una evaluación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) que advierte que estas sustancias químicas pueden dañar a las abejas no solo por la dispersión del polvo de las semillas recubiertas y la fumigación, sino también a través de los residuos presentes en un entorno más amplio.

Además del imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam, otros cuatro neonicotinoides están aprobados para uso sin cualquier restricción en la UE: acetamiprid, tiacloprid, sulfoxaflor y flupyradifurone, que se utilizan cada vez más como sustitutos de los tres insecticidas restringidos, recuerdan desde Greenpeace.

No quedan dudas de que el uso de insecticidas neonicotinoides son una gran amenaza para las abejas y otras especies. Pero no son la única”, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de Agricultura de Greenpeace España. “Greenpeace insta al Gobierno español a que apoye la prohibición total de los neonicotinoides y la de otros plaguicidas igualmente peligrosos y que, a largo plazo, fomente la transición a la agricultura ecológica, la única solución de futuro”, ha concluido Ferreirim.

Francia, recuerdan, prohibirá los neonicotinoides a partir del 1 de septiembre de 2018, con ciertos usos permitidos hasta el 1 de julio de 2020.