Noticias noviembre 2021

LA MIEL MÁS CARA DEL MUNDO: 10.000 EUROS POR KILOGRAMO, Y OTRAS MIELES REALMENTE CARAS. Apicultura y miel. 11 de agosto de 2021

Que la miel es un producto único es algo que los apicultores saben bien. Producir miel de calidad es un proceso laborioso y a menudo azaroso, sujeto a las condiciones climáticas y a muchos otros factores. Eso hace que los precios de la miel puedan ser altos. Y, en algunos casos, altísimos: analizamos la miel más cara del mundo, que cuesta 10.000 euros por kilo, y otras mieles exclusivas de precios realmente impactantes.

Los consumidores saben bien que la miel de calidad no es la más barata. En los supermercados es frecuente encontrar mieles baratas, pero esas, por lo general, no son buenas mieles. En un producto tan castigado por el fraude como la miel (es el alimento más falsificado), no siempre es fácil conjugar calidad y buen precio.

Cuando se acude a la tienda a comprar mielhay que entender que esa calidad tiene un precio. Los apicultores arriesgan mucho: su negocio depende de la climatología, las floraciones, la buena salud de las colmenas… Muchos factores que pueden arruinar una cosecha o hacer que las colonias tengan mucha menos miel de la esperada. Todos estos elementos tensan los precios y hacen que la buena miel cueste dinero. Sin embargo, algunas mieles son tan exclusivas, tan raras o especiales que cuestan mucho dinero. Muchísimo. Tanto como 10.000 euros por kilogramo.

En este artículo analizamos la miel más cara del mundo, que se produce en Turquía, y otras mieles de altísimos precios, verdaderos artículos de lujo al alcance de muy pocos bolsillos. Sigue leyendo para saber cuáles son las mieles más caras del mundo y por qué cuestan tanto dinero.

Miel Centaury: 10.000 euros/kg. La miel del récord Guinnes

Si hay una miel cara de verdad esa es la miel Centaury, una exclusiva joya apícola cosechada en Turquía. Allí, en cuevas situadas a 2.500 metros de altitud sobre el nivel del mar, viven abejas que producen una miel única, escasísima y, por supuesto, tan cara como para batir todos los récords.

En concreto, la Miel Centaury ha sido certificada por Guinnes como la miel más cara del mundo, con un precio de unos 10.000 euros por kilo.

Los apicultores que producen esta rara miel aseguran que las hierbas y plantas medicinales que rodean las cuevas donde viven estas abejas silvestres son la clave del precio. Esta vegetación única aporta a la miel grandes propiedades y la hacen rica en magnesio, potasio, fenoles, flavonoides y antioxidantes.

Sin duda, esta miel turca es un tesoro natural, una rara combinación que no se da en otros lugares y que se plasma en una miel amarga, de grandes propiedades y, desde luego, un precio prohibitivo.

Miel Life Mel Honey, 2000 euros/kg. La miel israelí para la quimioterapia

En Israel, en zonas aisladas, se produce la miel Life Mel Honey, muy apreciada por sus propiedades terapéuticas en tratamientos como la quimioterapia. Elaborada a partir de plantas como el ginseng o la equinácea, se considera idónea para la recuperación de enfermos sometidos a este tipo de terapias contra el cáncer.

Esta miel se vende en pequeños frascos de 120 gramos a unos 170 euros cada uno, lo que hace un total aproximado de 2000 euros cada kilogramo.

Miel de manuka, 475,5 euros / kg. La miel del paraíso

La más famosa y conocida de las mieles premium es la miel de manuka, procedente de Nueva Zelanda. Esta gran isla del Pacífico es uno de los paraísos de la apicultura mundial. Gracias a su aislamiento, sus colmenas no saben lo que es la varroa y las abejas trabajan en un verdadero edén. Allí se produce la miel de manuka, elaborada a partir de las flores del arbusto manuka, cuyas propiedades medicinales son explotadas por los aborígenes desde hace miles de años.

La miel de manuka se considera un gran antibacteriano, característica que se refleja en el llamado Factor Único Manuka, o índice UMF. Cuanto más alto sea este índice, mejor y más cara es la miel de manuka. Un factor 24, por ejemplo, se vende en Amazon por unos 475,5 euros el kilogramo, con lo que esta miel se asienta en el pódium de las mieles más caras del mundo.

Miel de Sidr de Yemen, 289 euros / kg. Perdida en el desierto

Yemen es un pequeño país situado en la Península Arábiga y, desde hace años, azotado por las guerras civiles y la inestabilidad política. Allí, en sus áridas montañas, crece un árbol muy especial llamado Sidr, extremadamente raro. De sus flores se extrae el néctar para elaborar la codiciada miel de Sidr de Yemen, un producto que fortalece la respuesta inmunológica del organismo y que destaca por sus cualidades antioxidantes.

Recogida una vez al año y de forma totalmente artesanal, esta miel se cotiza muy cara. Actualmente, el kilogramo de este producto ronda los 290 euros y no siempre existe disponibilidad.

Miel 1005 del Bierzo, 150 euros / kg. El lujo español

España aporta una miel a este exclusivo club de las mieles más caras del mundo. Se trata de la Miel 1005, cosechada y producida por la Cooperativa de Apícola del Bierzo. Es una miel que se comercializa en tres variedades: miel de bosque, castaño y multifloral, y cuenta con certificado ecológico, además del sello Halal.

El Bierzo es una comarca leonesa que destaca por sus cualidades para la apicultura. Allí, los apicultores de la Cooperativa Apícola del Bierzo han apostado por la extrema calidad y logran vender su miel a un precio que ronda los 150 euros por kilo, batiendo todos los récords de España y situándose como la miel más cara de Europa.

Miel de Bashkiria, 120 euros /kg. Los tilos rusos

Entre el río Volga y los Urales, en Rusia, se encuentra la república de Bashkiria, una zona boscosa de agradable clima en verano. Precisamente es en esa estación cuando florece el tilo, un árbol que permite a los apicultores locales cosechar la valiosa miel de Bashkiria.

La flor del tilo aporta gran cantidad de néctar y tiene cualidades antiinflamatorias y analgésicas, con lo que esta miel es muy apreciada por los amantes de los productos naturales y benéficos para la salud.

Un kilo de miel de Bashkiria se vende a partir de 120 euros, lo que da una idea de lo apreciada que resulta en todo el mundo.

Miel de la Isla de Pitcairn, 406 euros /kg. La miel del fin del mundo

La Isla de Pitcairn está literalmente en el fin del mundo. Situada en un rincón del Pacífico, lejos de las principales rutas de navegación, esta pequeña isla se hizo célebre en el siglo XVIII, cuando se ocultaron en ella los amotinados de la Bounty

Hoy, lejos de aquel pasado fuera de la ley, los habitantes de Pitcairn explotan las cualidades de su paraíso natural y aprovechan para comercializar una miel única. Alejadas de cualquier fuente de contaminación, las abejas de Pitcairn cosechan una miel purísima, de sabor ligero y gran capacidad para reforzar el sistema inmune.

Su rareza y escasez (Pitcairn tiene menos de 50 kilómetros cuadrados) hacen de este producto algo verdaderamente exclusivo. Eso se refleja en su precio: más de 405 euros por kilo.

Miel del Príncipe Carlos, 47 euros / kg. La miel de los royals

Quien busque un punto más de exclusividad, puede optar por la miel de Highgrove Gardens, la finca ecológica que gestiona el príncipe Carlos de Inglaterra. Sus colmenas producen miel ecológica en los vastos jardines y plantaciones de esta propiedad de la Corona británica.

El príncipe Carlos, gran amante de la jardinería y de la innovación en la producción agrícola, lleva cuatro décadas impulsando una producción selecta de mermeladas, jaleas o vinos. Entre sus productos, destaca la miel. Se trata de miel orgánica, milflores, que se vende a la nada desdeñable cantidad de 47 euros el kilogramo. Todo un lujo real.

EL ORIGEN DE LA MIEL, BAJO SOSPECHA. www.ocu.org. 16 noviembre 2021

El origen de los alimentos es un tema que interesa a los consumidores. La miel no es una excepción. Hay mucha polémica en torno a su origen, y todo apunta a que sigue entrando mucha miel de origen china… pero se recurre a artimañas para enmascarar ese origen, como han denunciado OCU y COAG.

¿De dónde procede la miel que se consume en España?

La normativa europea establece la obligación de indicar el origen de la miel, pero permite fórmulas poco concretas, como “mezcla de mieles procedentes de la Unión Europea y de fuera de la Unión Europea”, que no ofrecen al consumidor la información que busca. En diciembre de 2020 entró en vigor en España una norma nacional que establece la obligatoriedad de indicar los países concretos de origen de la miel en todas las mieles que se envasen en España.

¿Cómo conocer el origen de la miel?

La forma de conocer el origen del producto es realizar un análisis del polen presente en la miel, que permite identificar la flora del lugar donde viven las abejas y donde se alimentan para hacer miel y de esa manera se establece el país o la zona geográfica de dónde procede la miel. Así lo hace OCU en sus análisis comparativos.

Hay menos miel de origen chino

Tradicionalmente se han encontrado en el mercado español mieles originarias de China, uno de los mayores productores mundiales de miel. Sin embargo, desde la entrada en vigor de la norma española, China no aparece como país de origen en el etiquetado de muchas de estas mieles.

En 2020, Portugal aportó el 21% de miel importada por España, mientras que un 15% era de origen chino.

En 2021, en lo que va de año, Rumanía es el origen principal (de allí procede el 18% de la miel que llega a nuestro país), de China procedía el 15% y de Portugal, un 13%.

Sin embargo, en los envases de miel que encontramos en los mercados apenas aparecen mieles de origen chino. ¿Por qué? ¿Dónde van a parar las toneladas de miel china que sigue entrando a día de hoy en España? Pues se triangula a través de otros países de la Unión Europea, como Portugal y Rumania, en los que se transforma y mezcla para adquirir un nuevo origen y aparecer incluso como "Origen España".

COAG y OCU investigan

COAG (Coordinadora de organizaciones de agrícolas y ganaderos) ha llevado a cabo una investigación para intentar entender cómo podía producirse esta situación y ahondar en la normativa, desvelando una maraña legal que está enmascarando todo esto: los productos pueden indicar como país de origen aquel en el que han sufrido la última transformación.

Si la miel procedente de un determinado país (por ejemplo, miel originaria de China) se mezcla con la que procede de otro país (en una proporción superior al 50%), obtiene esa nueva “nacionalidad”.

Otra posibilidad es mezclar varias mieles y si ninguna llega al 50%, declarar como país de origen aquél en el que se ha hecho la mezcla.

Y lo mismo sucede si la miel se calienta o sufre algún tipo de transformación o elaboración justificada: el lugar donde se ha hecho esta transformación se convierte en el país de origen.

Pero el análisis de polen revelaría su origen, ¿no? Sí... siempre que no se ultrafiltrara la miel. La ultrafiltración es una técnica que permite retirar el polen de la miel y que no está autorizada en la UE, atendiendo a la definición de miel presente en la Directiva de la Miel (2001/110/CE), pero que podría hacerse con productos procedentes de otros países. En vista de todo ello, COAG y OCU denuncian las triquiñuelas que enmascaran el posible engaño masivo al consumidor en el origen de la miel.

OCU pide claridad

Desde OCU, junto con COAG, pedimos que se aclare toda esta situación para evitar qué triquiñuelas legales enmascaren el origen real de la miel, y que el consumidor pueda realmente saber lo que compra y de dónde procede.

MILES DE ABEJAS SOBREVIVEN 50 DÍAS BAJO LA CENIZA DEL VOLCÁN DE LA PALMA. www.eltiempo.com11/11/21

Las abejas de cinco de seis colmenas que tenía un apicultor en la zona fueron rescatadas vivas.

Miles de abejas fueron rescatadas vivas después de pasar 50 días en colmenas enterradas bajo un manto de ceniza del volcán de la isla canaria de La Palma a apenas unos 600 metros de distancia del centro eruptivo donde comenzó la erupción el día 19 de septiembre.

Elías González, presidente de la Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) Apicultores de La Palma, contó a EFE que el rescate tuvo lugar el sábado y que cinco de las seis colmenas que tenía un apicultor en esa zona estaban intactas. Solo las abejas de la sexta colmena murieron, quizá "no por el volcán, sino porque ya estaban débiles" antes de la erupción, apuntó.

Cada colmena puede albergar entre 30.000 y 40.000 abejas en primavera, y entre 20.000 y 25.000 cuando hay menos flores, de cuyo polen se nutren. Tres de las seis colmenas habían quedado parcialmente visibles y las otras tres enterradas bajo la ceniza.

Los agentes que llevaron a cabo el rescate tuvieron que escarbar para localizarlas y rescatarlas, no sin llevarse algún que otro picotazo.

Elías González cree que si las abejas sobrevivieron tanto tiempo es porque lo que cae en esa zona tan próxima a la boca del volcán más que ceniza fina son pequeños fragmentos de lava o lapilli, que por su grosor permiten que pase el aire.

Además, el dueño de las colmenas no había sacado la cosecha de miel de verano, por lo que "tenían reservas de alimento".

"Aun así están resentidas, pero vivas", apuntó González.

IRREGULAR CAMPAÑA APÍCOLA 2021 EN ESPAÑA: PRODUCCIONES BAJAS Y DEMASIADA VARROA. Apicultura y miel. 14 de noviembre de 2021

La campaña apícola 2021 en España se cierra con una gran desigualdad entre las principales zonas productoras y con mucha diferencia entre las temporadas de primavera y de verano. Los apicultores lamentan la delicada situación del sector, muy amenazado por la varroa, la avispa asiática y la competencia de mieles extranjeras de baja calidad.

Este 2021 que se aproxima a su fin ha sido un año muy desigual para la apicultura española. La climatología ha resultado bastante adversa en muchas zonas y, en general, la producción de miel ha sido más baja de lo esperado.

La primavera temprana hizo que las abejas arrancarán pronto. Sin embargo, después el tiempo resultó demasiado seco en gran parte del país, lo que se tradujo en un verano pobre para la apicultura. Sin embargo, el otoño está resultando suave y cálido, lo que está dando una oportunidad a las abejas para reforzarse de cara al invierno, una esperanza ante la próxima temporada.

Bajas producciones en las principales zonas apícolas

Dos de las principales zonas de producción apícola de España, Extremadura y la Comunidad Valenciana, han registrado cosechas bajas o “normales”, lejos de las buenas cosechas de otros años. Una provincia tradicionalmente muy productora, como Alicante, registra una bajada de la producción de un 35%, lo que impactará en los precios del turrón, industria que compra la mayor parte de la miel alicantina.

En el caso de Extremadura, una primavera temprana dio paso a un verano muy seco. La falta de agua ha hecho que las mieles de verano hayan dado poca producción, con lo que los apicultores extremeños lamentan un año de mala cosecha. La Asociación Profesional de Apicultores Extremeños ya adelantaba en agosto que esperaba una caída del 50% en la recolección de este 2021, a expensas de la última parte de la campaña, centrada en las mieles de bosque que recogen los trashumantes en Castilla y León y la Cordillera Cantábrica.

Precisamente, en Castilla y León, la producción también ha sido desigual y muy marcada por la falta de lluvias durante el verano. Así, hay fuertes diferencias entre zonas dentro de la comunidad, destacando la comarca de El Bierzo, cuyos productores esperan cerrar el año con cerca de 200 toneladas de miel recogidas en sus 10.000 colmenas.

En Castilla-La Mancha, por su parte, el año ha sido mejor. En Ciudad Real, por ejemplo, se espera una cosecha mucho mejor que en años precedentes, mientras que en Cuenca se registra un aumento del 35% en la producción, en Guadalajara, con la pujante comarca de la Alcarria, ha tenido un gran año: la miel de romero dejó cerca de 50 toneladas en la primavera y, en total, el año cierra en torno a las 180 toneladas, una temporada “muy buena”, según los profesionales alcarreños.

Por su parte, el norte de España ha sufrido las consecuencias de un verano frío y lluvioso. Galicia, la zona más productora, ha visto caer drásticamente la cosecha. En invierno los colmenares sufrieron muchas bajas y, después, el verano no ha permitido que las colonias tomen fuerza y trabajen con regularidad. En Asturias, en toda la zona central y costera, ha sucedido lo mismo, al igual que en Cantabria y el País Vasco. Se han salvado algunas comarcas de interior, como la cántabra de Liébana, donde la cosecha ha sido muy importante.

Al cierre del año, los precios de la miel a granel en España marcan precios ligeramente al alza. La miel de azahar, una de las más frecuentes de nuestro país, se vende a una media 5,35 euros el kilo. La de eucalipto, a 3,75 euros y la milflores, a 4,42 euros. Los precios para la miel de bosque son mejores: 6,1 euros por kilo a granel, mientras que la ecológica alcanza los 7,5 euros.

Velutina y varroa, una combinación letal

Las malas cosechas se unen, como sucedió en 2020, a otros problemas que golpean al sector apícola. Destaca la gran presencia de varroa en los colmenares, especialmente en Extremadura y Andalucía. El calor del otoño resta eficacia a unos tratamientos que, según los apicultores, son cada vez menos efectivos.

De hecho, los profesionales extremeños ya denunciaron esta situación en marzo e insisten a fin de temporada en señalar el “absoluto desinterés” de las farmacéuticas por resolver el problema de la varroa.

A este mal endémico de los colmenares se suma la imparable expansión de la avispa asiática o Vespa velutina, que cada vez ocupa más zonas. En Asturias, donde causa estragos entre los apicultores de poco volumen, se han documentado ya nidos de avispa asiática incluso a 1.400 metros de altitud. En Cataluña se han encontrado colonias dentro del cinturón urbano de Barcelona, lo que da una idea del crecimiento de este problema.

Un sector apícola fuerte, pero con problemas

Esta sucesión de problemas, a los que hay que añadir otros como el cambio climático y la competencia de mieles de baja calidad procedentes de países ajenos a la Unión Europea, hace mella en un sector apícola que es el más importante de Europa.

En España, el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación tenía censados en marzo un total de 35.300 apicultores. El número no deja de incrementarse y, en los últimos años, se ha producido un auténtico boom de nuevas altas en la actividad apícola. La profesionalización, sin embargo, no es muy alta: solo un 18 por ciento de todos los apicultores son profesionales (más de 150 colmenas)

En cuanto al número de colmenas, en abril de este 2021 el ministerio totalizaba 3.049.065, un poco por debajo del dato de 2020. Un 80% de todas estas colmenas está en manos de ese 18 por ciento de profesionales registrados.

Los últimos datos oficiales de producción corresponden a 2019 y señalan 29.393 toneladas de miel, una cantidad importante que, sin embargo, no satisface toda la demanda interna. En 2020, es enviaron al exterior 28.635 toneladas y se importaron 32.527, lo que arroja un saldo negativo.

Con todo, la campaña apícola 2021 en España hace un balance poco llamativo y, a la espera de cifras oficiales, no será un año para recordar.

Noticias de febrero de 2021

FRAUDE EN LA MIEL
El enorme fraude de la miel deja a las abejas desamparadas y destruye el modo de
vida de los apicultores, la confianza del consumidor y daña la salud.
¿Cómo? Al introducir miles de toneladas de miel falsa muy barata en los mercados
internacionales, los apicultores —que son los principales guardianes de las abejas— son
expulsados del oficio.
En los últimos años, los precios de la miel han caído drásticamente debido a que
aproximadamente se comercializan internacionalmente 150 mil toneladas de miel falsa
por año hasta en un tercio del precio de la miel auténtica. Un análisis económico
publicado en 2017 muestra que en ese año el precio promedio de la miel de los 17
principales países exportadores, estuvo un 22 por ciento por debajo del precio teórico
balanceado proyectado. Extrapolando el estudio, el precio ya era un 40 por ciento más
bajo para 2019 y seguía cayendo. Si esa tendencia continúa, ningún apicultor lo
soportará y las abejas lo sufrirán y su población disminuirá aún más.


Apicultores, principales protectores de las abejas y el medio ambiente
Un estudio científico (entre muchos otros) titulado El papel de la apicultura en la
conservación de los bosques muestra cómo “la apicultura preserva la naturaleza, la
agricultura, sostiene los medios de vida y brinda seguridad alimentaria”, por lo que “se
recomienda que los países en desarrollo establezcan colmenas de abejas de la miel
dentro de sus dominios como forma de reforzar la conservación de los bosques”.
Los apicultores de todo el mundo se han convertido en algunos de los principales
defensores y cuidadores de las abejas melíferas. Es fácil entender que si dependen de las
abejas las cuiden, sin embargo, lo que no es tan evidente es que para proteger a las
abejas melíferas tienen que proteger el medio ambiente donde viven, así protegen todo
el ecosistema donde viven miles de especies de abejas, de insectos, plantas, animales en
general y donde toda la biodiversidad prospera.
La apicultura es una forma de proteger el medio ambiente y las abejas, debemos
reforzarla, no destruirla como lo hace este enorme fraude de la miel.


Lo que revelan las estadísticas.


La gran cantidad de amenazas para las abejas (cambio climático, contaminación
ambiental, plagas y depredadores, plaguicidas, pérdida de hábitat) crean un entorno
adverso, no solo para su desarrollo, sino incluso para su supervivencia. Su consecuencia
es el Trastorno del Colapso de Colonias (CCD por sus siglas en inglés), un hecho global
que se expresa en la pérdida anual de cientos de miles de colonias y que hace difícil
creer en el inexplicable y sorprendente crecimiento de la producción de miel en Asia.


Honey Authenthicity Project.

Noticias de Diciembre del 2020

DESCUBREN QUE LAS ABEJAS UTILIZAN HERRAMIENTAS PARA RECHAZAR LOS ATAQUES DE LOS AVISPONES

En Vietnam, las abejas melíferas asiáticas utilizan heces para repeler a las parientes de las «avispas asesinas». El hallazgo podría ayudar a proteger a las abejas de las avispas invasoras en otros países.

Por Douglas Main. 10 dic. 2020

 

En Asia oriental, las abejas melíferas deben afrontar los ataques constantes de un enemigo temible: los avispones gigantes. Estos depredadores liquidan a las abejas a nivel individual, pero también realizan invasiones grupales de las colmenas. En un ataque brutal, estas enormes avispas decapitan a toda abeja con la que se encuentran y después ocupan la colmena y se toman su tiempo para devorar las larvas de las abejas.

Para defenderse de las avispas, las abejas melíferas asiáticas han desarrollado varias tácticas creativas, como envolver a las invasoras en «bolas de abejas» en las que mueren de calor.

Pero una nueva investigación sobre las abejas en Vietnam desvela un truco aún más extraño: cubrir la entrada de la colmena de excrementos de animales.

Esta medida no solo repele a los avispones, sino que también es el primer ejemplo claro de uso de herramientas en abejas melíferas, señala Heather Mattila, entomóloga del Wellesley College, en Massachusetts, y coautora del estudio, publicado el 9 de diciembre en la revista PLUS ONE.

Antes de este estudio, los investigadores no habían estudiado qué causaba las marcas negras que suelen observarse en las entradas de las colmenas en Vietnam y en otras partes del Sudeste Asiático. Mattila y sus colegas verificaron que el material oscuro era el excremento de varios animales, como pollos y vacas. Los investigadores también documentaron que las heces repelen a una especie denominada Vespa soror, cuyo nombre común es avispón gigante.

Averiguar al fin lo que habían estado haciendo las abejas «fue increíble», afirma Mattila, cuya investigación fue financiada en parte por la National Geographic Society. Es «uno de los aspectos más interesantes que ha explorado nuestro grupo]».

El estudio tiene aún más importancia porque la Vespa soror es la pariente más cercana de la especie Vespa mandarinia, conocida como avispón gigante asiático o «avispa asesina», cuyo reciente descubrimiento en el Pacífico Noroeste ha suscitado intriga a nivel mundial.

Comprender cómo el comportamiento de estas abejas vietnamitas repele los ataques de las avispas podría tener aplicaciones para la protección de las abejas melíferas de otros países, incluido Estados Unidos, señala Mattila. Por no mencionar, dice en broma, «que la combinación de “avispas asesinas” y caca es bastante interesante».

 

Disuasión con excrementos

Mattila y sus colegas, que pasaron cientos de horas observando a las abejas de un colmenar vietnamita, descubrieron que las abejas melíferas empezaron a añadir heces a las entradas de sus colmenas tras los ataques naturales de las avispas gigantes. Analizando más de 300 ataques de avispas grabados en vídeo, el equipo determinó que las avispas eran menos propensas a rondar la entrada de la colmena o iniciar una invasión cuando la colmena estaba más cubierta de heces.

Los investigadores también descubrieron que colocar un papel empapado con los extractos de los cuerpos de los avispones cerca de la entrada de la colmena también hacía que las abejas empezaran a cubrirla de excrementos.

No está claro cómo esta capa fecal repele a las avispas. Parece que a los insectos no les gusta el olor, pero también es posible que no quieran morder un nido cubierto de excrementos, un comportamiento que agranda la apertura de la colmena para facilitar el ataque, indica Mattila.

Las heces también podrían funcionar como una especie de camuflaje olfativo. «Normalmente, las colmenas huelen a miel y cosas dulces» y las avispas pueden usar este olor para encontrarlas, afirma Lars Chittka, que estudia la percepción y el comportamiento de las abejas en la Universidad Queen Mary, en Londres. «Es posible que las heces tengan un olor desagradable y enmascaren el olo]».

 

La locura de las «avispas asesinas»

Desde que observaron a los primeros avispones gigantes asiáticos en el noroeste del estado de Washington en 2019, los entomólogos han trabajado frenéticamente para impedir que la especie se establezca, con un éxito limitado. En octubre, los biólogos estatales descubrieron y retiraron el primer nido documentado de estos voraces insectos.

Un motivo por el que la invasión ha recibido tanta atención es que los avispones gigantes asiáticos atacan a las abejas europeas que, a diferencia de las asiáticas, no tienen ninguna defensa frente a estos depredadores.

Las abejas europeas son la abeja melífera más común de los Estados Unidos y son responsables de la polinización de muchas especies de plantas. También representan la mayoría de las colmenas comerciales de abejas melíferas y son más eficaces a la hora de producir miel que sus homólogas asiáticas.

Mattila afirma que es posible que, cuando los investigadores descubran qué aspecto de los excrementos repele a las avispas, los apicultores utilicen esta sustancia para cubrir las entradas de las colmenas y disuadir los ataques de las avispas. Pero aún quedan muchas incógnitas.

Por ejemplo, este comportamiento tiene posibles desventajas. Normalmente, las abejas melíferas son bastante limpias y escrupulosas —uno de los motivos por los que Mattila señala que el hallazgo fue tan sorprendente—, así que es posible que utilizar los excrementos como elemento disuasorio complique la normativa de seguridad para producir miel.

 

El uso de herramientas

El descubrimiento del uso de excrementos de animales puede considerarse uso de herramientas por parte de las abejas porque los animales «recogen algo y lo manipulan» para modificar su entorno. Es «un hallazgo bastante revolucionario», afirma Susan Cobey, criadora independiente de abejas melíferas en California y genetista que no participó en el estudio.

La literatura sobre el uso de herramientas por parte de los animales es compleja y a veces polémica, según qué definición de «herramienta» se use, indica Mattila. Se ha demostrado que otros insectos las utilizan; por ejemplo, algunos esfécidos (una familia de avispas) utilizan piedras para apisonar el suelo y proteger sus nidos. Las herramientas no tienen que ser palos o piedras, sino que pueden ser materiales como los excrementos.

Sin embargo, algunos investigadores no están seguros de si la colocación de heces puede definirse como tal. «Es un poco rebuscado afirmar que esto es la primera demostración de uso de herramientas», escribió por email Stephen Martin, entomólogo de Universidad de Salford en el Reino Unido. «La especie también utiliza hojas para manchar las entradas de las colmenas y los nidos se construyen de papel», comportamientos que también podrían clasificarse como uso de herramientas, señala.

Bob Jeanne, experto en avispas de la Universidad de Wisconsin-Madison, dice que los autores «tienen razón al describir esto como el primer ejemplo de uso de herramientas en abejas melíferas... Creo que aplican una definición razonable».

Tanto Martin como Jeanne están de acuerdo en que este comportamiento es fascinante. «La capacidad de asombrarnos de los insectos sociales continúa», afirma Martin. «Aun sabemos muy poco de su comportamiento y este es otro gran ejemplo».

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

 

ASÍ HA ERRADICADO BALEARES LA AVISPA ASIÁTICA

Baleares da por erradicada la ‘Vespa velutina. Casi con toda seguridad después de que en dos años no tengan presencia de ningún ejemplar. Su éxito sirve de guía para el resto de España.

 

La avispa velutina mata a las abejas y las trocea

La primera invasión exitosa de una avispa en Europa –después han venido la Vespa mandarina y la avispilla oriental, está poniendo en serio riesgo la supervivencia de las abejas, con las que es especialmente agresiva –las mata con un golpe de mandíbula y las trocea para poder transportarlas hasta el nido- y de las que se alimenta en un número de 25 a 50 ejemplares al día.

Cuando los técnicos del Consorcio de Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares (COFIB) descubrieron que la avispa asiática, una vez ha obtenido el alimento, se dirige en línea recta hacia su nido, la película cambió por completo. Pasaron de perseguir a una especie invasora cuya expansión parecía incontrolable a poder trazar sus movimientos y localizar los nidos con mucha precisión.

En el año 2017 tenían contabilizado 21 nidos en las zonas montañosas de Mallorca. Tras la operación de tratar de erradicar los nidos de avispa llegaron las buenas noticias y tras un recuento masivo, tan solo se contabilizó un solo nido de avispa en 2018. El Gobierno balear confirmó que ha erradicado totalmente su presencia, hace dos años que no se tiene constancia de ningún nido y mucho menos ninguna avispa asiática.

Baleares ha derrotado a la temida avispa asiática con una técnica rudimentaria pero muy efectiva, que ha fascinado a entomólogos de toda Europa. La cuenta Iván Ramos, jefe del servicio balear de Protección de Especies. “Primero hicimos una red de trampeo con un atrayente alimentario que gusta a las avispas obreras y revisábamos las trampas cada semana.

Cuando revisábamos las trampas, teníamos que detectar si había caído algún ejemplar, en caso afirmativo entrábamos en la segunda fase, tratar de detectar el nido de avispa asiática.

La segunda fase entraba en acción, poniendo cerca de esa misma trampa, en un sitio que sea bien visible y sobre todo accesible, trozos de pescado, utilizando el atrayente de la proteína que posee el pescado. Era la hora de vigilar el lugar con prismáticos o a simple vista hasta que llegaba un ejemplar (tarea nada fácil). Veíamos que la obrera preparaba una bolita de carne de pescado y se iba volando hacia el nido para llevar el alimento a las larvas, ya solo quedaba seguir la dirección que tomaba la avispa con los prismáticos.

En esa misma dirección, volvíamos a poner otro pedazo de pescado, igualmente visible y accesible, de tal modo que cada vez estábamos más cerca del nido, hasta que hallábamos un gran número de avispas, señal de que estábamos muy cerca, y a simple vista lo detectábamos. De este modo descubrimos que una vez la avispa tiene el alimento,  regresan en una línea recta hacia el nido. Este descubrimiento fue muy importante porque nos permitió ser muy precisos a la hora de detectar los nidos, que suelen construirse en lugares inaccesibles o muy ocultos”.

La técnica de marcar un camino con miguitas de pescado funcionó, posteriormente la perfeccionaron, y no se han vuelto a avistar nidos de avispa asiática.

Fue fundamental para conseguir este éxito el disponer de recursos, como por ejemplo tener a seis técnicos sobre el terreno cada día controlando la avispa asiática y otras especies invasoras. Y también ha sido clave el haber perseguido a la avispa desde que se avistó el primer ejemplar en la isla. Así ha erradicado Baleares avispa asiática, toda una tarea muy estudiada y con mucha paciencia, sin perder la esperanza y con un trabajo positivo que muchos apicultores y todos en general están contentos y entusiasmado por tratar de copiar esta técnica.

 

Erradicar la avispa velutina

Los expertos confirman que no es posible erradicar el avispón asiático. Es imposible erradicarla de las zonas donde ya lleva años instalada, principalmente en el tercio norte de la Península (Galicia y las cornisas cantábrica y pirenaica). Pero sí se puede aprender del caso balear paraevitar que la avispa asiática se expanda por la costa mediterránea, que posee un clima menos propicio, pero donde algunas colonias de avispa asiática ya se están aclimatando, gracias a su excelente capacidad de adaptación.

Se ha demostrado que con una acción coordinada y recursos suficientes se puede disminuir drásticamente su presencia en nuestro territorio. En los últimos años, la especie se ha expandido incontroladamente y se ha hecho famosa por su tamaño, superior al de la avispa común, y por la virulencia de sus picaduras, capaces de provocar incluso la muerte de varias personas debido a un shock anafiláctico.

El director de Creaf coincide en rebajar la psicosis: “La avispa asiática preocupa porque afecta a la salud humana y perjudica el sector de la apicultura, pero es una de tantas especies invasoras que han ido llegando debido a nuestro modelo económico y la movilidad. Su gran impacto no es ecológico sino económico, ya que perjudica al sector apícola.

 

 

EL ENORME FRAUDE DE LA MIEL DEJA A LAS ABEJAS DESAMPARADAS Y DESTRUYE EL MODO DE VIDA DE LOS APICULTORES, LA CONFIANZA DEL CONSUMIDOR Y DAÑA LA SALUD. Honey Authenthicity Project.

 

¿Cómo? Al introducir miles de toneladas de miel falsa muy barata en los mercados internacionales, los apicultores —que son los principales guardianes de las abejas— son expulsados del oficio.

 

En los últimos años, los precios de la miel han caído drásticamente debido a que aproximadamente se comercializan internacionalmente 150 mil toneladas de miel falsa por año hasta en un tercio del precio de la miel auténtica. Un análisis económico publicado en 2017 muestra que en ese año el precio promedio de la miel de los 17 principales países exportadores, estuvo un 22 por ciento por debajo del precio teórico balanceado proyectado. Extrapolando el estudio, el precio ya era un 40 por ciento más bajo para 2019 y seguía cayendo. Si esa tendencia continúa, ningún apicultor lo soportará y las abejas lo sufrirán y su población disminuirá aún más.

 

 

Apicultores, principales protectores de las abejas y el medio ambiente

Un estudio científico —entre muchos otros— titulado El papel de la apicultura en la conservación de los bosques muestra cómo “la apicultura preserva la naturaleza, la agricultura, sostiene los medios de vida y brinda seguridad alimentaria”, por lo que “se recomienda que los países en desarrollo establezcan colmenas de abejas de la miel dentro de sus dominios como forma de reforzar la conservación de los bosques”.

Los apicultores de todo el mundo se han convertido en algunos de los principales defensores y cuidadores de las abejas melíferas. Es fácil entender que si dependen de las

abejas las cuiden, sin embargo, lo que no es tan evidente es que para proteger a las abejas melíferas tienen que proteger el medio ambiente donde viven, así protegen todo el ecosistema donde viven miles de especies de abejas, de insectos, plantas, animales en general y donde toda la biodiversidad prospera.

 

La apicultura es una forma de proteger el medio ambiente y las abejas, debemos reforzarla, no destruirla como lo hace este enorme fraude de la miel.

 

Lo que revelan las estadísticas.

La gran cantidad de amenazas para las abejas (cambio climático, contaminación ambiental, plagas y depredadores, plaguicidas, pérdida de hábitat) crean un entorno adverso, no solo para su desarrollo, sino incluso para su supervivencia4. Su consecuencia es el Trastorno del Colapso de Colonias (CCD por sus siglas en inglés), un hecho global que se expresa en la pérdida anual de cientos de miles de colonias y que hace difícil creer en el inexplicable y sorprendente crecimiento de la producción de miel en Asia.

Daño a la confianza del consumidor y a la salud.

Noticias de Mayo 2020

 

EL NUEVO ETIQUETADO DE LA MIEL ESPECIFICARÁ SI LA PROCEDENCIA ES CIEN POR CIEN ESPAÑOLA.
ABC economía. 20/5/2020
 

El Consejo de Ministros ha aprobado un nuevo etiquetado obligatorio de la miel, que deberá detallar su país o países de origen, lo que identificará mejor la que se ha producido íntegramente en España. El Gobierno ha sacado adelanteun real decreto que modifica la normativa actual de la calidad de la miel respecto a su etiquetado, lo que beneficiará a apicultores y a consumidores, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En el caso de la miel que se haya elaborado a partir de mieles de distinta procedencia, se deberá indicar en el etiquetado la lista de los países de origen donde se haya recolectado. Cuando proceda de un único país, será obligatorio indicarlo en la etiqueta, por lo que se podrá identificar claramente si es "cien por cien española".

Para garantizar el cumplimiento de estos nuevos requisitos, la norma exige a los operadores que recojan, "dentro de su sistema de autocontrol", las evidencias necesarias para demostrar los orígenes de las mieles empleadas en las mezclas.

Con este real decreto, "el consumidor tendrá un conocimiento más completo sobre el origen de la miel, que le permitirá ejercer una opción de compra con más fundamento", ha subrayado el Ministerio en un comunicado.

"Los apicultores españoles podrán competir en el mercado con la miel que proviene del exterior, en mejores condiciones", de acuerdo al Ministerio, que ha recordado que el real decreto responde a las peticiones recibidas desde muchos ámbitos relacionados con este producto para ampliar las exigencias de la indicación de origen.

 

UPA-UCE DENUNCIA QUE EL NUEVO ETIQUETADO DE LA MIEL DEJA A LOS PRODUCTORES EN MANOS DE LAS INDUSTRIAS.
Agronews Castilla y León. 20 de Mayo de 2020
 

UPA-UCE Extremadura valora de manera positiva que la modificación publicada ayer por el Ministerio de Agricultura sobre el nuevo etiquetado de la miel incluya reclamos importantes del sector, como la obligatoriedad de incluir el país de origen, que hasta ahora solo era voluntario.

Una de las principales reivindicaciones que ha mantenido siempre esta organización agraria ha sido que, en caso de mieles mezcladas, el etiquetado reflejara en orden decreciente el porcentaje de países participantes en dicha mezcla y también el porcentaje de miel de cada una de ellas. "Nos ha sorprendido que dejen fuera este reclamo. Seguimos en manos de las industrias, quienes usarán el nombre de España para ponerlo en sus etiquetas pero sin orden ni porcentajes de mezclas", destaca el responsable apícola de UPA-UCE, Antonio Prieto.

El sector coincide en que esta modificación del Ministerio sigue sin ofrecer la trazabilidad real de un producto tan sensible como la miel. "El industrial siempre pondrá el origen español en primer lugar y, con esta legislación, no sabremos qué porcentaje de miel española contiene dicha mezcla", apunta Prieto.

Otro de las demandas de UPA-UCE Extremadura y que ha quedado fuera de la modificación era que el etiquetado especificara si esa miel había pasado por un proceso de pasteurización, ya que este hecho supone una pérdida importante de sus propiedades. "Hemos conseguido algunos avances, como el país de origen, pero lamentamos que sigan siendo las industrias quienes prioricen el etiquetado como más les interesa y el consumidor continúe sin conocer qué países y en qué porcentaje participa cada uno en el caso de las mezclas", sostienen desde UPA-UCE.

Esta organización agraria mantiene que seguirá trabajando como hasta ahora para conseguir que el resto de países europeos también incluyan el país de origen en el etiquetado de la miel.

 

 

Noticias de Febrero 2020

 

MANIFESTACIÓN 31-E POR LA SUPERVIVENCIA DE LAS ABEJAS, LOS POLINIZADORES Y NUESTRO CAMPO.

Asociación Española de Apicultores

25 enero, 2020

-----

Las Plataformas de ciudadanos y apicultores de EtiquetadoClaro Ya, SOSbiodiversidad-SOSabejas , StopVespaVelutina, junto con las Asociaciones Apícolas, ADS y Entidades Medioambientales, que las integran, se han organizado para el próximo día 31 manifestarse y presentar ante el Congreso 4 Manifiestos en defensa de la apicultura, los polinizadores y la biodiversidad de nuestro campo.

La Asociación Española de Apicultores, ha convocado la manifestación para el próximo viernes 31 de enero a las 12:00 h. que trascurrirá desde la Plaza de Carlos V, frente a la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, hasta la Carrera de San Jerónimo, frente al Congreso de los Diputados,terminando a las 13.30 h.

Gracias a la comunicación y cooperación de las diferentes asociaciones y plataformas, se han desgranado las peticiones más urgentes que se presentarán frente al Congreso, demandando así la protección de la apicultura, la defensa de los polinizadores, la abeja melífera y el medio ambiente con cuatro Manifiestos, basados en su mayoría en el Informe sobre las perspectivas y desafíos para el sector apícola de la Unión Europea (2017/2115(INI)) en el que se piden:

La defensa de la apicultura, apicultores, agricultores, ecologistas y ciudadanos en general, esperamos que se tomen medidas sobre la base de un consenso científico claro que ayude a determinar las causas de la mortalidad de las abejas, para lo que pueden consultar este cuarto manifiesto sobre Sanidad Apícola redactado por técnicos y apicultores.

Lo único que podemos añadir es que llevamos décadas avisando de la catástrofe de mortandad que vemos en nuestras colmenas, colmenas de abejas melíferas que son los bioindicadores de nuestro maltratado medio ambiente. También sabemos que la acción del ser humano deja una huella cada vez mayor, pero que estamos a tiempo de un cambio por una Europa Agroecológica y respetuosa para nuestros descendientes.

Por ello, nuestro llamamiento al Tercer Sector, Entidades a fin y Ciudadanía, a los que ponemos a disposición este formulario para registro de autobuses que se van a trasladar a la manifestación, para comunicar a la autoridad competente, y habiliten suficiente espacio de aparcamiento para los vehículos.

 

APICULTORES MURCIANOS ALMACENAN HASTA DOS COSECHAS DE MIEL POR LOS BAJOS PRECIOS

La Ser. Lázaro Giménez

2 de febrero de 2020

-----

Los bajos precios que los productores de miel reciben por su cosecha sigue siendo una losa para el sector de la apicultura en la Región de Murcia. Debido a esta falta de rentabilidad, algunos de ellos aún almacenan las dos últimas cosechas de miel.

Lo ha contado en la antena de 'A Vivir Tierra y Mar' Carlos Zafra, técnico de la Asociación de Apicultores de la Región de Murcia. También ha hablado del episodio conocido esta misma semana sobre la muerte por intoxicación de 350 colmenas en Mazarrón por el uso de pesticidas.

Éste es uno de tantos contratiempos con los que tiene que lidiar de forma cotidiana los apicultores, además de los bajos precios. Este último problema tiene sus principales causas en las importaciones de miel de China, "de peor calidad", apunta Zafra y las condiciones que importe la industria a los productores.

Esta misma semana, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación se han sumado también a otros países como Portugal o Eslovenia para que la Unión Europea regule un etiquetado para la miel en la que se especifique el origen del producto.

 

LAS ABEJAS DE LA CATEDRAL DE NOTRE DAME SIGUEN PROSPERANDO A PESAR DEL TRÁGICO INCENDIO

Gaudium Press.  Aleteia. Fotos: Clarin.com y CNN.

6 febrero, 2020

notredam

Una señal de esperanza en medio de la desolación causada por el incendio del tejado de la Catedral de Notre Dame en París, Francia, fue ratificada por la cuidadora de las colonias de abejas del techo de la Sacristía de la Catedral, Sybile Moulin. La experta ratificó que las más de 30 mil abejas de la Catedral están prosperando y que se preparan para producir las cantidades habituales de miel en verano.

La incertidumbre sobre la suerte de las abejas surgió para los expertos tras la noticia del incendio. La cera de abejas se derrite a 63 grados centígrados, por lo que si las llamas alcanzaban el techo de la Sacristía (a un nivel más bajo que el techo de la nave) lo más probable es que las colmenas se derretirían y atraparían en su interior a los insectos. La situación de las abejas no se pudo verificar inicialmente porque las autoridades no permitían el acceso al lugar hasta garantizar la seguridad del mismo.

«No hay nada malo con ellas en absoluto. El comportamiento de las colonias es perfectamente normal», reportó Moulin al informativo The Guardian. «No son muy activas en esta época del año, pero así es como debería ser. Parecen estar bien». Después de casi 10 meses del incendio, las colonias están saludables y podrían repetir la producción de miel registrada el año anterior, cuando se recolectaron 66 kilos de miel.

Para visitar las colmenas, Moulin tuvo que realizar un curso de capacitación en salud y seguridad y las primeras verificaciones del estado de las colmenas se hicieron con ayuda de drones. Las imágenes obtenidas por satélite corroboraron que las colmenas estaban en sus lugares y que no había charcos de miel bajo las mismas. Los reportes, y algunos vídeos de trabajadores de los equipos de reconstrucción, permitieron constatar que las abejas laboraban como es costumbre, lo cual indica que las abejas reinas estaban vivas y continuaba la reproducción. Las visitas posteriores verificaron que las abejas sobrevivieron sin problemas. La miel recolectada fue enviada a laboratorios para verificar que no estuviera contaminada con plomo.

 

MILLONES DE MUERTES DE ABEJAS AMENAZAN LA COSECHA DE ALMENDRAS DE AUSTRALIA

AgroNegocios.

13 febrero, 2020

-----

Los incendios forestales que se extendieron por el este y el sur de Australia mataron a millones de abejas y destruyeron vastas extensiones de bosque donde se alimentan los insectos, poniendo en riesgo la producción de almendras y miel del país.

Las abejas desempeñan un papel crucial en la nación multi-industria de la horticultura, la polinización de las almendras no sólo, pero la fruta, incluyendo manzanas, peras y cerezas. Australia es el segundo mayor productor mundial de almendras y los productores ya están lidiando con años de sequía.

Los incendios destruyeron alrededor de 6.000 colmenas solo en el estado de Nueva Gales del Sur, según el presidente de la Asociación de Apicultores de Nueva Gales del Sur, Stephen Targett, y otras colmenas experimentaron pérdidas de existencias cuando las abejas perecieron o se perdieron en el espeso humo.

«En una temporada normal podríamos reemplazarlos, pero estamos lejos de ser normal», dijo Targett. «Estamos en sequía». Cinco millones de hectáreas de bosque de eucaliptos donde se alimentan las abejas también han sido arrasadas, dejando a los apicultores luchando por el jarabe de azúcar o el sustituto del polen para nutrir sus existencias, dijo.

En Australia del Sur, se informó que más de 2.000 colmenas fueron destruidas en incendios en la Isla Canguro, en las Colinas de Adelaide y en el sureste del estado, a partir del 17 de enero, según el departamento de industria principal del estado. En total, la polinización de las abejas melíferas tiene un valor estimado de US$6.000 millones anuales para la economía australiana, según las estimaciones en un informe parlamentario de 2014.

Con la producción de miel a punto de recibir un golpe, es probable que algunos apicultores abandonen la industria, según Targett. «Prevemos que la producción de miel en Nueva Gales del Sur podría ser al menos un 30% inferior al promedio histórico durante 10 años».

Almendras amenazadas
En términos de almendras, la nación exportó US$552,4 millones en 2018-19, un 12% más que un año antes, gracias a una excelente cosecha y fuertes ventas a China, según la Junta de Almendras de Australia.

Es demasiado pronto para medir el impacto de las pérdidas de abejas en la producción futura, según el CEO de Almond Board, Ross Skinner. Esto se debe a que no está claro qué proporción de las colmenas perdidas se utilizaron para la producción de miel y para la polinización.

Los productores de almendras están trabajando con la industria de las abejas para encontrar soluciones, dijo Skinner, incluido el reclutamiento de apicultores que tradicionalmente se han centrado en la miel para proporcionar servicios de polinización. También hay llamados para un mayor acceso a los parques nacionales para permitir que las abejas se alimenten antes del comienzo de la temporada de polinización de julio. «Podría tomar de cinco a 20 años para recuperarse, dependiendo de la gravedad del incendio», dijo Skinner, refiriéndose al daño del bosque.

 

DULCE LUCHA CONTRA EL CAPITAL

El País. Tommaso Koch. Madrid

8 de febrero de 2020

-----

Hace una vida que Hatice Muratova conoce a las abejas. Son su pasión, su trabajo. Y, también, sus únicas vecinas. Aislada en las montañas de Macedonia, a kilómetros de la humanidad, la mujer resiste con su anciana madre y con lo justo: una casita, un plato caliente, unas palabras de vez en cuando, el silencio. No queda nadie más en Bekirlija, un páramo inhóspito sin electricidad ni agua corriente. Y sin embargo, bajo esta tierra implacable, se oculta un tesoro dulcísimo. Para encontrarlo, basta levantar las piedras correctas. Muratova lo sabe, ya que visita a menudo las colmenas escondidas. Y renueva, día tras día, su pacto con los insectos: de toda la miel que producen, solo se lleva la mitad; el resto lo deja a sus legítimas dueñas. Y eso que en el mercado de la capital, Skopje, pagarían una fortuna por ese oro cremoso. Pero ella no entiende de capitalismo: lo prefiere así, le parece más justo.

Tal vez, mañana domingo, Muratova aproveche para explicárselo a los divos que la rodearán. Porque, desde un remoto pueblo anclado en otro tiempo, su lección ha llegado hasta los Oscar. Y, de paso, ha regalado otra enseñanza a la gala: Honeyland, el filme que protagoniza, es el primer documental nominado tanto en su categoría como en la de mejor película internacional. Probablemente pierda en ambas (afronta Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar,Parásitos, de Bong Joon-ho, o American Factory, producida por los Obama), pero al menos podrá dejar su huella. Abanderar una convivencia sostenible, que agoniza en vías de extinción; y defender otro mundo, y otro cine.

Descubrimos la regla de la miel de Hatice durante la primera semana de rodaje y supimos de inmediato que teníamos un mensaje, y una temática. Nos faltaban una estructura narrativa y un conflicto”, explica Ljubomir Stefanov, codirector de Honeyland junto con Tamara Kotevska. El filme nació como un encargo: el Proyecto para la Conservación de la Naturaleza de Macedonia quería un corto sobre biodiversidad y los dos cineastas fueron a buscarlo por el país. Acabaron así en la bella y aterradora soledad de Bekirlija, donde el encuentro con Muratova revolucionó sus planes. Ella confesó a varios medios que, tres días antes, había pedido a Alá que le enviara alguien que resolviera sus problemas y aliviara su austera existencia. De ahí que la llegada de los directores resultara providencial para todos. La apicultora halló una esperanza; y ellos encontraron su película. Así que comenzaron a seguirla y filmarla allá donde fuera. Cuando, seis meses después, una caótica familia de nómadas turcos se mudó ahí cerca, ya no faltaba nada: había llegado el conflicto.

Porque Hussein Sam también quería trabajar con las abejas, pero a otro ritmo: junto con su mujer, debía mantener a siete niños. Por más que Muratova le insistiera en que tanto afán productivo destruiría su frágil equilibrio, el hombre necesitaba más y más miel. Chocaban dos personas, y dos modelos. “Al principio la familia se mantuvo muy distante de nosotros”, recuerda Kotevska. Pero poco a poco, sobre todo a través de los críos, se ganaron su confianza. Y, durante tres años, llegaron a formar parte de su cotidianeidad. “Nuestro presupuesto era mínimo. Dos cineastas, dos directores de fotografía y un coche”, relata Stefanov. Cada cierto tiempo, conducían por una dura carretera, caminaban hasta la aldea perdida y ahí plantaban sus tiendas. Pernoctaban tres o cuatro días, intentando mezclarse con el ambiente y desaparecer tras sus cámaras. Tal vez por eso en Honeyland no parecen existir filtros, como si en la pantalla desfilara la vida misma.

En realidad, los directores tampoco hubieran podido participar mucho: con su madre y sus vecinos, Muratova charlaba en turco otomán, un antiguo dialecto también legado de otros tiempos. “Debatimos qué idioma deberían hablar para el filme, pero era mejor que les resultara espontáneo. Aunque, al final, todos los obstáculos de este rodaje acabaron siendo ventajas”, confiesa Kotevska. Condenados a la incomprensión verbal, los directores se fiaron de su instinto visual: grabaron lo que no necesitaba palabras para ser comprendido. Y, ante un atasco inicial en fase de montaje, insistieron: para resumir 400 horas de material en 90 minutos, crearon una línea narrativa y eligieron las imágenes que contaban esa historia. Solo más tarde consiguieron también una traducción y descubrieron qué se decían sus personajes. Modificaron algunas secuencias, pero “el 90% de la estructura se mantuvo”, explica Kotevska.

Desde luego, la apuesta ha convencido a todos. Se estrenó entre aplausos y premios en Sundance, y repitió en DocsBarcelona. A. O. Scott, célebre crítico de The New York Times, la eligió como mejor película de 2019. Y luego llegó la doble nominación, inédita para un documental. “Puede dar valor y motivación a creadores que intenten hacer algo diferente. Todas las formas narrativas envejecen y debemos buscar otros caminos”, asevera Kotevska. Aunque quizás el mejor resultado del filme fue conseguir una nueva casa para Muratova: su vida sencilla continúa en el poblado de Dorfullu. Lejos de las abejas, pero también del aislamiento. El ser humano más cercano, ahora, vive en la casa de al lado.